La automatización de redes sociales no es la mejor opción

Automatización de Redes Sociales

Entre todas las preguntas que recibo habitualmente a la hora de aconsejar sobre estrategias, acciones o herramientas para redes sociales, una de ellas suele estar muy relacionada con la manera de “rendir” con el mínimo esfuerzo o también cuál es mi opinión sobre el uso de herramientas de automatización de tareas en redes sociales.

De partida diré que no las recomiendo por muchos motivos: falta de cercanía, falta de control, falta de creatividad, dependencia y limitaciones de la herramienta, etc. Las redes sociales tratan de personas no de robots, solo en casos o momentos muy puntuales y particulares lo recomiendo, por ejemplo en el proyecto online Bicibuscadores, que lanzamos años atrás desde la Ilustrada Hermandad de Diseñadores, los usuarios podían indicar sobre un mapa dónde, cuándo y cómo habían sustraído su vehículo de dos ruedas. Ante la avalancha de solicitudes que se recibieron en las primeras semanas y la dificultad para gestionar correctamente dicho volumen para su posterior difusión en las redes sociales del proyecto, se decidió automatizar el proceso de manera que cada vez que un vehículo se incluía en el mapa, automáticamente se publicaba en las redes sociales, en aquella ocasión utilizamos la herramienta dlvr.it, que se configuró y optimizó para establecer un volumen de publicaciones adecuado y por supuesto con el apoyo de un calendario editorial y la respuesta manual a dudas y comentarios para seguir aportando valor a la comunidad.

Hoy día existen cada vez más herramientas que nos hacen la vida un poquito más fácil a todos los que nos dedicamos a la gestión de comunidades en redes sociales y la dinamización de contenidos, sin embargo, no hacen magia ni tienen la suficiente inteligencia para hacer algo que merezca la pena. Por ejemplo, no me gusta nada que cada vez que sigo a un usuario en Twitter reciba un mensaje privado o mención pública de forma automática con un contenido vacío o meramente autopromocional, en ocasiones incluso he optado por dejar de seguirlo. La primera impresión muchas veces es la que cuenta por eso si vas a automatizar tu mensaje de bienvenida por lo menos cúrratelo un poco y ofrece algo original y diferente, si con eso me ganas, habrás sumado muchos puntos. En este sentido, si quieres ver una buena presentación automática te recomiendo que sigas en Twitter al cómico, guionista, actor y presentador @angelmartin_nc porque pasarás un rato divertido.

Obviamente, para llegar a la conclusión de que la automatización no es la mejor opción de base, previamente he probado también unas cuantas herramientas como Socialoomph, Botize, Dlvr.it, Twitterfeed, IFTTT, o la más reciente y que tiene algunas cosas que me gustan, BlogsterApp. Todas ellas te permiten por defecto automatizar las publicaciones en plataformas como Facebook, Twitter, Linkedin o Google+ a partir de un feed o RSS que puede ser el de tu propio blog o incluso de fuentes externas. Algunas de ellas también permiten la automatización de las interacciones, sobre todo en Twitter, para responder a los usuarios cada vez que interactúen contigo. Con estas acciones se logra un ahorro de tiempo importante, sin embargo la primera limitación con la que nos encontramos normalmente es que suelen tener unas reglas fijas y emiten el mismo mensaje lo que más de una vez nos puede meter en un lío. A la hora de compartir contenidos BlogsterApp es de las pocas que conozco que te permite establecer varios mensajes diferentes de forma manual para un mismo post de manera que incluso puedes comparar posteriormente la efectividad de cada uno.

Aún así, no recomiendo nada como el trabajo sobre el terreno, cerca de la comunidad y cuidando en todo momento qué es lo que se está publicando y qué feedback recibimos de los usuarios, prestando la atención que merece a cada uno de los miembros de nuestra comunidad.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *